20 octubre, 2015

LAS CORDILLERAS COSTERO CATALANAS


Las CORDILLERAS COSTERO CATALANAS son una barrera montañosa de unos 250 Kms. de longitud que discurre paralela a la costa mediterránea catalana. Por el norte enlaza con el Pirineo (del que la separan fallas que han dado lugar a una región volcánica) y por el sur con el Sistema Ibérico (Maestrazgo). Cierran la depresión del Ebro por el este aislándola del Mediterráneo con lo que acentúa su continentalidad climática.

Respecto a los materiales, señalar que son muy variados, en el sector norte (hasta la altura de Barcelona) los materiales son paleozoicos, restos de un macizo antiguo, duros y fracturados y muy desgastados por la erosión; en el sector sur sedimentos calizos plegados en la orogenia alpina que presentan relieves más enérgicos.


Se compone de dos alineaciones montañosas separadas por una depresión longitudinal:


Las SIERRAS PARALELAS A LA COSTA. Se extienden a lo largo de 150 Km. entre Girona y Vilanova i la Geltrú. Presentan poca altura, casi siempre por debajo de 600 metros. Sierras: La Marina, Collserola (532), Garraf (595), Montnegre (759). Su contacto con el mar es muy diverso, desde escarpados acantilados (Costa Brava, Garraf...) a suaves deltas (Maresme)





Las SIERRAS DEL INTERIOR. Se extiende a lo largos de 250 KM., es la alineación más importante y compleja de las dos. Tiene una mayor altura: Monserrat (1224), Montseny (1712), Montsant (1124). 

La DEPRESIÓN LONGITUDINAL, rellena de materiales terciarios y cuaternarios, presenta un relieve de suaves colinas y valles. De norte a sur, se diferencian cuatro comarcas: la Selva, el Vallés, el Penedés y el Camp de Tarragona.


La montaña de Montserrat presenta una gran originalidad morfológica que se conoce como "relieve montserratino". Caracterizan a esta montaña los esbeltos monolitos o agujas. Este relieve resulta de la interacción entre tres factores: el material (conglomerados muy homogéneos y resistentes a la erosión), la estructura (una red de fracturas verticales que se interseccionan formando columnas) y la erosión que ha ido modelando y redondeando estas formas columnares.

La existencia de una serie de fallas transversales orientadas NO-SE ha condicionado el discurrir de la red hidrográfica y ha facilitado las comunicaciones.