03 octubre, 2015

LA ESPAÑA SILÍCEA





La España silícea, tal como se aprecia en el mapa, se corresponde con el antiguo Macizo Hespérico (excepto las cuencas sedimentarias de ambas submesetas) y algunos islotes en el eje central de los Pirineos, Cordilleras Costero Catalanas, Sistema Ibérico y Sistemas Béticas

El tipo de roca predominante es el granito (también abundan las pizarras, gneis y cuarcitas). El granito es una roca cristalina,  magmática, plutónica, formada en el interior de la tierra que se compone de granos de cuarzo, feldespato y mica. La alteración del granito producida por la erosión ha dado lugar a distintos tipos de relieve.

Cuando el granito se altera a partir de diaclasas (fracturas de la roca que facilitan la acción de los agentes erosivos) da lugar a formas que son diferentes según la altitud a la que se encuentren:

a) En las zonas de alta montaña el hielo rompe la roca dando lugar a crestas agudas y afiladas denominadas galayos y a una acumulación de fragmentos desprendidos de la roca y depositados al pie de la montaña (se conocen con el nombre de canchales).


Galayos en la Sierra de Gredos


Canchales

b) En las zonas menos elevadas, las formas dependen de la disposición de las diaclasas.



Edit. Anaya
Si las diaclasas con paralelas al suelo, el granito se descama y da lugar a unas formas suaves y redondeadas que conocemos con el nombre de domos.


Domo del Yelmo. La Pedriza del Manzanares


Si las diaclasas son perpendiculares, forman bolas que pueden quedar amontonadas formando berrocales



Al apilamiento de bolas se le denomina Tor. Cuando alguna bola permanece en equilibrio precario sobre una pequeña superficie recibe el nombre de piedra caballera.









Cuando las bolas se disgregas y se depositan al pie de las montanas de forma irregular forman lo que se denomina caos de bolas.






Si el granito se altera químicamente se descomponen sus cristales formando arenas pardoamarillentas.