30 octubre, 2015

FIN A LA POLÍTICA DE HIJO ÚNICO EN CHINA



En 1976, China aprobó la política del hijo único por pareja; a poder ser hijo, no hija (en 2014 los datos señalaN la cifra de nacimientos de 116 hombres por cada 100 mujeres cuando la media mundial se sitúa en 105/106). Ahora China plantea el abandono de esta política sustituyéndola por dos hijos por pareja.

¿Por qué adoptó China esta medida en 1976? Pues sencillamente para reducir el ritmo de crecimiento de la población en un país muy poblado (más de 900 millones de habitantes), con natalidad del 20 por mil y un índice de fecundidad de 3,8. 

Evidentemente, la fuerte presión del gobierno ha conseguido su objetivo: reducir el aumento de la población en unos 300-400 millones de personas. El gobierno ha destacado otros aspectos positivos de esta política: mejor atención sanitaria y educativa, mejora de la renta per capita, disminución del número de personas que viven en la pobreza, aumento de la esperanza de vida, alivio a la presión sobre el medioambiente.....

http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/china-dice-adios-hijo-unico-4630049

Pero en estas casi cuatro décadas, esta política ha generado muchos problemas que han obligado al gobierno a rectificar, los más importantes:

1) Descenso de la tasa de natalidad hasta unos niveles preocupantes: 1,66 en 2013

El País
2) Pérdida del reemplazo generacional que se sitúa en 2,1 hijos por mujer; en China está en torno al 1,6.

3) Fuerte desigualdad entre sexos que se puede cifrar en un exceso de población masculina de 34 millones de personas.

El País


4) Un gran envejecimiento de la población con todo lo que ello conlleva: jubilaciones, aumento del gasto asistencia... Según la OUNU, en 2035, más del 25 % de la población estará jubilada.

5) Durante estos años, el abandono de niñas y los abortos selectivos han sido una constante, un drama social ante el que las autoridades han mirado para otro lado.