05 enero, 2016

MICROCLIMA URBANO: LA CIUDAD UNA ISLA DE CALOR


Es posible hablar de un microclima urbano diferenciado de los alrededores no urbanizados. 


Este microclima se caracteriza principalmente por una aumento de las temperaturas ("isla de calor urbana") debido a varias causas:
  • La generación de calor por las actividades humanas: industrias, calefacción, circulación...
  • La mayor contaminación hace más acentuado el efecto invernadero que impide, durante la noche, la pérdida de la energía almacenada durante el día.

  • Reducción del enfriamiento por la existencia de una evapotranspiración menor al carecer de grandes zonas verdes.
  • Distinta conductividad de los materiales de los que están construidos los edificios que absorben lentamente el calor durante el día (mayor temperatura)  y lo liberan, también lentamente, durante la noche. Los modernos materiales de construcción favorecen la reflexión de los rayos solares.
  • El albedo (reflejo de la radiación solar). El asfalto tiene un poco albedo por lo que absorbe gran parte de la radiación solar.

Cuanto mayor es la ciudad y más hacia el centro nos situemos, más se acentúa este fenómeno. 




"Se trata del mapa de las temperaturas promedio en Zaragoza tres horas despúes de la puesta del sol. Se ve claramente como en la zona del centro hay una temperatura superior en 1,5ºC sobre la temperatura media, y como entre el centro y las afueras hay una diferencia de 3ºC." Fuente:                                                                                    http://e-ducativa.catedu.es/44700165/aula/archivos/repositorio//3500/3688/html/11_el_microclima_urbano.html


Este aumento de las temperaturas es el rasgo más característico del microclima urbano, aunque hay otras características diferenciadoras:
  • Aumento de la nubosidad debido a la existencia de partículas contaminantes.
  • Humedad relativa más reducida debido a la escasa evapotranspiración de las masas forestales.
  • La orientación de las construcciones crea "cañones urbanos" que modifican la dirección e intensidad del viento y la insolación recibida.

Algunos autores han señalado que también se produce un aumento de las precipitaciones, debido a un aumento de los movimientos de elevación del aire por motivos térmicos. Sobre este punto hay mucha discusión, pues si bien en Madrid se ha observado un aumento de 17 % de las precipitaciones respecto a Barajas, en Barcelona no se ha observado un aumento significativo entre el centro de la Ciudad y el aeropuerto del Pratt.