23 enero, 2016

LOS CLIMAS DE LA TIERRA: EL CLIMA CONTINENTAL




El clima continental es el propio del interior de los continentes en el hemisferio norte, está presente en Norteamérica y Eurasia entre el paralelo 45º norte y el Círculo Polar Ártico. Ver mapa anterior de la edit. Vicens Vives.


Características:

1) Temperaturas:
  • Inviernos largos y fríos, generalmente con algún mes por debajo de cero grados. Más fríos cuanto más al norte y hacia el interior de los continentes (más lejos del mar). 
  • Fuertes heladas invernales.
  • Verano con temperaturas elevadas, puede tener meses que superen los 20 grados.
  • Gran amplitud térmica que aumenta hacia el interior a medida que se va perdiendo la influencia marina, en algunos casos puede superar los 40 grados.
2) Precipitaciones:
  • Moderadas, entre 500 y 600 mm. disminuyendo generalmente hacia el interior de los continentes.
  • Llueve más en verano debido a las tormentas estivales.
  • Las menores precipitaciones invernales se explican por la situación anticiclónica predominante durante esta estación
  • En invierno son frecuentes las precipitaciones en forma de nieve.
Si comparamos estos dos climogramas vemos perfectamente como la temperatura se enfría considerablemente hacia el interior.


Si nos adentramos al centro de Siberia, las precipitaciones bajan mucho, aunque
predominan en verano; y las temperaturas descienden a muchos grados bajo cero

 (incluso más que en muchos lugares de clima polar), pero el clima no es polar 
ya que tiene algún mes por encima de diez grados





Vegetación

De norte a sur podemos distinguir las siguientes franjas de vegetación:
  • Tundra. Típica de las regiones más frías, casi de clima polar. Se compone de hierbas pequeñas como musgos o líquenes. Hay una total ausencia de árboles

Tundra
  • Taiga. Una formación vegetal poco exigente, adaptada a la crudeza del invierno en el que el suelo puede estar helado (los árboles no pueden absorber agua, bien es cierto que no pierden por evaporación). Es típico el bosque de coníferas (o boreal) con árboles de hojas pequeñas y persistentes. Las especies más comunes son los abetos y pinos. Los árboles, generalmente, crecen muy juntos para protegerse del viento. A veces, en el sur de la taiga, los bosques de coníferas se mezclan con algunas frondosas (abedules).
Taiga

  • La pradera. Se da donde el clima es más húmedo y menos frío. Es una formación herbácea continua.

Pradera

  • Estepa. En las regiones subdesérticas del sur, donde descienden las precipitaciones, la pradera desaparece para dar paso a la estepa, una formación herbácea discontinua que anuncia el desierto. La pueblan plantas xerófilas para adecuarse a la escasez de agua.
Estepa