24 junio, 2016

PAISAJE VEGETAL DE MONTAÑA


El paisaje vegetal en las montañas viene determinado por la altura, la latitud y la orientación de las vertientes. Estas variantes modifican las condiciones de temperatura y humedad. La vegetación de montaña se escalona en pisos que configuran una cliserie que es un modelo de representación altitudinal de las distintas formaciones vegetales en las dos laderas de la montaña. ¿Cómo modifican la vegetación las tres variables apuntadas?

  • Con la altura se modifica la temperatura; cada 100 m. de elevación la temperatura se reduce 0,6º aproximadamente. También modifica la pluviosidad que aumenta en las montañas respecto a su entorno. Lo que incide en las heladas, los días y duración de la nieve...
  • La latitud condiciona claramente la temperatura. A una misma altura, las montañas del sur de la Península (por ejemplo, Sierra Nevada) presentan unas temperaturas medias superiores a las del norte  (por ejemplo, los Pirineos).
  • Atendiendo a la orientación de las vertientes, las formaciones vegetales de montaña presentan una clara diferenciación entre la cara norte  (umbría) y la cara sur (solana). La cara sur recibe mucha más insolación y, si está a sotavento, menos precipitaciones debido al efecto foehn. Por ello la vegetación y su escalonamiento vertical difiere en ambas caras (así se puede ver en los ejemplos que se adjunta a esta entrada).

Pisos en la montaña alpina o pirenaica (Pirineos)
  • Piso basal (hasta 1200 m.): encinas y robles
  • Piso subalpino (1200-2400 m.): bosque de coníferas (abeto, pino negro, pino silvestre..). El abeto puede formar bosques mixtos con hayas.
  • Piso alpino (2400-3000 m.): prados y, en general, plantas de ciclo vegetativo corto que crecen cuando desaparecen las nieves y se produce el deshielo. Abundan los espacios de roca desnuda donde crecen algunas plantas rupícolas (adaptadas a la roca).
  • Piso nival (por encima de los 3000 m.): plantas rupícolas como musgos o líquenes en los lugares que la nieve desaparece por algún tiempo.

En esta cliserie de los Pirineos, se ve claramente la diferencia de la vegetación de la solana y la umbría. En el piso basal, se aprecian encinas en la solana, pero no en la umbría; además el roble escala una altura mayor. En el piso subalpino, únicamente hay abetos en la umbría. 

Resto de las montañas peninsulares

Lo más característico es la ausencia de piso de coníferas. Del piso basal (ocupado por el bosque propio de la zona, caducifolio en la zona oceánica y perennifolio en la mediterránea) se pasa al piso supraforestal (por encima de 1900 m.) ocupado por pequeños arbustos y matorrales (estos más presentes en la zona mediterránea. De todas formas hay muchas variedades como se observa en los siguientes ejemplos:


Edit. ANAYA. Se puede comparar la vegetación de los Pirineos con la Cordillera Cantábrica (menos altura, zona norte) y con Sierra Nevada (mucha altura, pero mucho más al sur). También se aprecia claramente las diferencias entre las caras sur y norte


Sierra de Guadarrama

En esta cliserie del Teide se ven muy bien los pisos típicamente canarios que se han tratado en este Blog, en la entrada destinada a la vegetación canaria.

En la Red hay muchos ejemplos de cómo se comenta una cliserie, sin querer ser exhaustivo he aquí tres ejemplos: