04 abril, 2013



En 2008, cuando se popularizaron las huertas solares, se pusieron en marcha más de 2.700 megavatios de potencia en instalaciones fotovoltaicas. El plan de apoyo diseñado por el Gobierno socialista, que, como antes en la eólica, garantizaba el cobro de una remuneración fija, de una prima, por la electricidad producida durante la vida útil de la instalación, apenas pretendía incentivar la instalación de 400 megavatios en tres años. El alud de instalaciones precipitó las medidas retroactivas del Gobierno y fue el comienzo de un mal sueño para decenas de miles de pequeños propietarios.

El Ejecutivo limitó a 25 los años de duración de la prima, pero sobre todo, redujo hasta 2014 en un 30% el nivel máximo de producción primada. A eso hay que añadirle el impuesto del 7% aprobado en 2012 por el Gobierno del PP a los productores de electricidad, que los fotovoltaicos, por depender totalmente de una prima, no pueden repercutir al consumidor. Además, Industria acaba de cambiar la regla de evolución de las primas a renovables, con un menoscabo del 3% en los ingresos en comparación con la original.....

LEER ESTE INTERESANTE ARTÍCULO SOBRE EL PASADO Y EL FUTURO DE LA ENERGÍA SOLAR FOTOVOLTAICA, CON OPINIONES DESDE VARIOS PUNTOS DE VISTA